fbpx
Connect with us

Noticias

JEFFREY DAHMER. Así trataba a sus víctimas “El monstruo de Milwaukee”

mm

Published

on

Antes del estreno de la serie, poco o nada se hablaba de Jeff Dahmer ya que era únicamente conocido por expertos de asesinos seriales, profesionales de Criminología y todos aquellos que fueron testigos de tan bizarros acontecimientos ocurridos en Milwaukee Wisconsin, Estados Unidos, a inicios de los 90’s.

Jeffrey Dahmer era conocido por los medios de comunicación y la comunidad como “El Caníbal de Milwaukee”, “El Monstruo de Milwaukee”, o “El Carnicero de Milwaukee” ya que mató a diecisiete jóvenes entre 1978 y 1991.

Su primera víctima fue asesinada en la casa de sus padres en Ohio, la segunda en el Hotel Ambassador de Milwaukee, otras tres asesinadas y desmembradas en la residencia de su abuela en West Allis y las ultimas doce en el mítico apartamento de los edificios Oxford, en Milwaukee.

Advertisement
La casa de infancia de Jeffrey Dahmer en Ohio donde cometió su primer asesinato
La casa de infancia de Jeffrey Dahmer en Ohio donde cometió su primer asesinato
Casa de la abuela de Jeffrey Dahmer en West Allis
Casa de Jeffrey Dahmer en los apartamentos Oxford, en Milwaukee. Aquí cometió 12 asesinatos. El edificio fue demolido y actualmente es un terreno baldío

Dahmer era un joven introvertido, sin embargo, cuando llegaba a conversar con alguna persona era bastante agradable y persuasivo, motivo por el que tuvo bastante éxito en su escalofriante carrera de asesino serial.

Normalmente Dahmer frecuentaba bares gays donde abordaba a sus víctimas ligando con ellas, a otras le ofrecía dinero a cambio de realizarles una sesión de fotos eróticas, o simplemente ofrecía alcohol, drogas o dinero, ya que tenía la intención de llevarlos a su hogar; Allí les brindaba bebidas que contenían Triazolam, un fármaco utilizado para el tratamiento de insomnio grave.

Por lo tanto, cuando su víctima estaba sedada, comenzaba su fiesta, pues Dahmer, asesinaba a través de estrangulamiento, descuartizaba el cadáver y durante el proceso mantenía relaciones sexuales con este.

En cierto punto llegó a realizar experimentos con sus víctimas, realizándoles agujeros en el cráneo a través de los cuales inyectó ácido clorhídrico o agua hirviendo, bajo el intento de crear un “zombie”, induciendo así a la víctima en un estado sumisión.

Cabe resaltar que muchos de sus bizarros crímenes fueron documentados por el mismo, pues tomaba fotografías de sus víctimas antes, durante y después de toda la osadía.

Estas son las personas que asesinó el “Caníbal de Milwaukee” con la fecha de muerte:

  • Steven Hicks (18 años) – 18 de junio de 1978
  • Steven Tuomi (24 años) – 20 de noviembre de 1987
  • Jamie Doxtator (14 años) – 16 de enero de 1988
  • Richard Guerrero (25 años) – 24 de marzo de 1988
  • Anthony Sears (26 años) – 25 de marzo de 1989
  • Ricky Beeks (33 años) – 20 de mayo de 1990
  • Edward W. Smith (28 años) – Junio de 1990
  • Ernest Miller (22 años) – Septiembre de 1990
  • David C. Thomas (23 años) – 24 de septiembre de 1990
  • Curtis Straughter (18 años) – 18 de febrero de 1991
  • Errol Lindsey (19 años) – 7 de abril de 1991
  • Anthony Hughes (31 años) – 24 de mayo de 1991
  • Konerak Sinthasomphone (14 años) – 27 de mayo de 1991
  • Matt Turner (20 años) – 30 de junio de 1991
  • Jeremy Weinberger (23 años) – 5 de julio de 1991
  • Oliver Lacy (23 años) – 15 de julio de 1991
  • Joseph Bradehoft (25 años) – 19 de julio de 1991

– Patrocinado –

Fotografías de victimas de Jeffrey Dahmer

Arresto y muerte

En julio de 1991, su última víctima, Tracy Edwards, consiguió escapar. El joven afroamericano corría por las calles de Milwaukee estando esposado, con su torso desnudo y pidiendo auxilio.

En ese momento, una patrulla de policía logró abordarlo y fue interrogado. Al escuchar a Tracy, los policías se dirigieron a la residencia de Dahmer donde fue interrogado.

Advertisement

Estando en su apartamento sintieron un olor putrefacto, y al revisar su habitación, descubrieron varias fotografías de cadáveres por lo que Dahmer intentó huir, pero fue capturado.

Tras ser arrestado, la policía encontró en su casa restos humanos en todo el apartamento. Dentro del refrigerador encontraron una cabeza humana, un corazón humano y unos genitales masculinos. En su habitación hallaron cinco cráneos y diversos objetos como cuchillos, sierras y martillos, además de un esqueleto completo, un cuero cabelludo disecado y un tanque de 260 litros lleno de ácido con tres torsos y otras partes humanas.

Después de cientos de horas de interrogatorio y varios días de investigaciones de expertos de todo el país, el 17 de febrero de 1992, fue sentenciado a quince cadenas perpetuas.

Durante los juicios, la familia de Dahmer intentó que este fuese remitido a un centro de ayuda psiquiátrica. Sin embargo, la presión social, los innumerables familiares y amigos de las víctimas, hicieron peso en que se desmeritara el diagnostico dictaminado por los psiquiatras periciales que atendieron a Dahmer. 

Durante su estadía en el Institución Correccional de Columbia en Portage, Wisconsin, el 28 de noviembre de 1994, fue asesinado por otro recluso, Christopher Scarver, Afroamericano de 25 años.

Advertisement

Dahmer se encontraba limpiando el gimnasio de la penitenciaria junto con otro recluso, luego llegó Scarver para apoyarlos en la tarea, este acababa de recuperar su trapeador y estaba llenando un balde con agua cuando alguien lo golpeó en la espalda. “Me di la vuelta, y Dahmer y Jesse se estaban riendo por lo bajo”, relató Scarver. “Los miré directamente a los ojos y no pude decir quién lo había hecho”. Luego, los tres hombres se separaron y Scarver siguió a Dahmer hacia el vestuario del personal, tomó una barra metálica de mancuernas y confronto al caníbal juzgándolo y preguntándole sobre sus crimines. Poco después Scarver le destrozo parte del cráneo a Dahmer hasta causarle la muerte.

Ustedes se preguntarán ¿Por qué una persona puede cometer actos tan graves, desastrosos y repugnantes sin sentir miedo alguno? Sin embargo, el padre de Dahmer intentó que fuese a tratamiento psiquiátrico para dar respuesta a muchas de sus conductas.

Dentro de la cárcel no tuvo acompañamiento de profesionales tales como psicólogos y psiquiatras que pudieran ayudarlo y entender el porqué de su comportamiento, tal vez eso agravó un problema mental que podía haber evitado muertes en tantas personas inocentes y que el mismo fue creciendo desorbitado, ya que Jeffrey Dahmer no sentía remordimiento por su reiterado proceder.

Es importante resaltar que puede servir este lamentable y valioso acontecimiento para que pueda darse prioridad a la salud mental, ya que muchas veces pasa a un segundo plano y puede terminar en tragedias para las personas y la sociedad.

Esta noticia gracias a:

Advertisement

Continue Reading
Advertisement
Advertisement

Noticias virales

Consigue 10% OFF
Cuando compres a uno de nuestros auspiciadores.
*Además recibe noticias e invitaciones exclusivas por email.
Suscribete