Los osos se mueren de hambre porque el salmón no está llegando a los ríos.

OTTAWA.- Una de las graves consecuencias del aumento de las temperaturas en la tierra y especialmente del agua del mar, es que muchos animales corren peligro de desaparecer, como los osos grizzly y los salmones en Canadá que se están acabando, los primeros porque se quedaron sin parte de su alimentación (el salmón) para afrontar el invierno y mueren, y los peces porque el agua del mar se está calentando más de lo normal, alterando las corrientes marinas en la costa oeste canadiense, lo que impide que las poblaciones de salmones se acercan para remontan los ríos para completar su ciclo vital.

El fotógrafo profesional Rolf HIcker ha captado imágenes a principios de este otoño de una familia de osos grizzly (Ursus arctos horribilis) en la costa de Knight Inlet, uno de los principales entrantes marinos de la Columbia Británica (Canadá), con síntomas más que evidentes de malnutrición. Según el fotógrafo ha observado que le mismo mal lo sufren los osos en diversos puntos de la costa oeste de Canadá, por la reducción del número de salmones que llegan a los ríos, frecuentados en estas épocas por los osos precisamente para alimentarse de cara al invierno.

Tras hacerse públicas las imágenes, muchos medios especializados en naturaleza han intentado buscar una respuesta a la desnutrición de estos animales. Según un estudio del departamento de Pesca y Océanos de Canadá, está previsto que en 2019 sólo lleguen al río Fraser, el más largo de la Columbia Británica, unos 600.000 salmones, frente a los cinco millones que solían llegar. Este descenso se debe al aumento de la temperatura del agua, los peces no pueden sobrevivir a las olas de calor que abaten constantemente el país.