Llegar a final de mes y no notar en qué terminamos gastando tanto el dinero es algo sencillo. Con estos 8 pasos, identifique cómo es que ha gastado su dinero y también cómo dejar de hacerlo de forma eficiente para que pueda incrementar su capacidad de ahorro.

Sepa en qué se está gastando su dinero

Hacer y ajustarse a un presupuesto cada mes es lo que lo ayudará tener mejor control de su dinero y le ayudará a salir de la deuda y mantenerse en el futuro libre de ellas.

Si esta es la primera vez que realiza un presupuesto, es posible que se sorprenda de cuánto dinero gasta cada semana o incluso cada mes en pequeñas cosas como café, almuerzos en la calle o pequeñas compras a las cuales no ponemos atención pero que al final suman.

Cuando haga su primer presupuesto, debe asegurarse de que sus necesidades básicas estén cubiertas. Estas son:

  • Techo
  • Utilidades
  • Teléfono
  • Alimentos
  • Transporte

Haga que su presupuesto trabaje para usted

Ahora, está listo para crear un plan de gastos mensual, desde transporte, hasta salir a comer o ir al cine. Esto significa que tenemos que obedecer a la siguiente fórmula: ingresos = gastos + ahorros.

El presupuesto requiere monitoreo constante. Lleva algunos meses hacer que el presupuesto funcione. Por ello, revise sus gastos mensuales para ver otras formas de reducir gastos superfluos.

Comprar con un plan

Todas nuestras compras deben ser planeadas y no de impulso. También es importante cuando salgamos a comprar llevar una lista de lo que necesitamos y apegarnos a ella para no caer en la tentación de comprar cosas no necesarias.

Deja de gastar dinero en restaurantes

Cambiar la forma en que gasta dinero en alimentos es una de las formas más fáciles de ahorrar dinero. Y todos sabemos que salir a comer se vuelve caro rápidamente. Si gastas $15 en el almuerzo cuatro veces a la semana, ¡eso es $60 a la semana y $240 al mes! ¡Imagínese lo rápido que podrías pagar la deuda o incrementar tus ahorros con ese tipo de dinero!

Crea un plan de comidas para la semana, haz una lista antes de ir al supermercado y luego cúmplela. Si puedes dejar a los niños o cónyuge en casa para ahorrar aún más, hazlo. Planificar tus comidas por adelantado significa reducir tus costos generales de alimentos.

No estamos diciendo que nunca salgas a una buena cena en una ocasión especial o un brunch los domingos por la mañana, solo asegúrate de que esté en el presupuesto.

Resistir las ofertas

¿A quién no le gustan las ofertas? Los almacenes conocen las debilidades de sus clientes, y también conocen la atracción irresistible de un estante de ofertas llamativo (y perfectamente colocado). Pero, ¿cuánto te cuesta realmente todo este ahorro?

Si compras un suéter que nunca tuviste la intención de comprar solo porque tiene un 25% de descuento, estás pagando un 75% más de lo que tendría. Lo sentimos, compradores, eso todavía se llama gasto, no ahorro.


Entérate de más: 

10 consejos para ahorrar dinero en este verano


Renunciar a la deuda

Si realmente quieres controlar tu gasto excesivo, tienes que renunciar a tener deudas para siempre. Después de todo, la deuda te roba tus ingresos. Siempre busca asesoramiento profesional sobre cómo salir de las deudas, no te arrepentirás.

Vivimos en un mundo donde casi cualquier cosa puede ser financiada, lo que puede dar una sensación de que si se puede pagar en cuotas mensuales bajas y así poder adquirir lo que se desee hoy. Pero en realidad, si no tiene el dinero en efectivo para pagar algo en este momento, realmente no debería comprarlo.

Así que adelante. Tome la decisión de encontrar una solución profesional y comprométase a vivir sin deudas a partir de este momento.

En Canadá existen firmas profesionales registradas y supervisadas por el gobierno federal que se dedican exclusivamente a reducir o eliminar las deudas, estas entidades están denominadas como Licenced Insolvency Trustee.

Retrasar la gratificación

Si tiene problemas para cumplir con su nuevo presupuesto y lista de compras, imagine cómo usará ese artículo imprescindible dentro de un mes. ¿Se verá bien ese suéter después de unas cuantas lavadas? ¿Seguirán jugando sus hijos con ese nuevo juguete caro? ¿Durarán esos zapatos baratos durante toda la temporada?

La mayoría de las veces, la respuesta es no comprarlo. Pero, ¿y si aún lo quieres? Entonces espera, trabaja en el presupuesto del próximo mes y revisa tus sentimientos en 30 días. Si aún lo quieres, podrás comprarlo sin la culpa, porque ya está en el presupuesto.

Desafíate a ti mismo para alcanzar tus nuevas metas

Pon a prueba tu fuerza de voluntad comprando solo las necesidades básicas durante un mes. Te sorprenderá lo poco que realmente necesitas.

También podrás identificar las cosas que no necesariamente necesitas, pero que simplemente te gusta tener. ¿Te gusta usar tu membresía en el gimnasio porque te ayuda a mantenerte activo? Quédatelo. ¿Tu visita semanal al quiropráctico mantiene tu espalda en excelente forma? Sigue adelante. Si se ajusta a su presupuesto (y no hace que te endeudes), puedes gastar dinero en él.

La clave para detener el gasto excesivo es crear mejores hábitos de dinero y planificando las compras. ¡No vuelvas a entrar en una tienda sin un presupuesto y un plan! Y lo más importante es eliminar tus deudas de manera profesional, ¡no te arrepentirás!

Para una consulta más personalizada sobre tu plan de ahorros, asesórate con un especialista y comienza tu viaje hacia una vida libre de deudas con Morataya Corp. – Soluciones de deuda. Puedes contactarte y obtener la asesoría que necesitas mediante ESTE ENLACE.

Mario Morataya
Morataya Corp.
Licenced Insolvency Trustee
416-784-0904
www.morataya.ca

Fuente:  www.torontohispano.com