Esta relativa apertura permitió al nuevo gobierno conformado por Ramfis y Balaguer lograr que los Estados Unidos colaborara para que la Organización de los Estados Americanos (OEA) levantara las sanciones económicas impuestas al país desde agosto de 1960.

Sin embargo, entre junio y noviembre de 1961 el gobierno trujillista, encabezado por Joaquín Balaguer con el respaldo de Ramfis Trujillo, hijo del dictador, y sus tíos Héctor Bienvenido y José Arismendy Trujillo, aplicaba una política de terror y violencia, pues en su naturaleza no estaba la práctica democrática.

Esto generó protestas por parte de la naciente oposición, que en todo el territorio nacional exigía la salida del país de los Trujillo, la renuncia de Balaguer y de los principales colaboradores del antiguo régimen.

Ramfis abandonó el país con destino a París, Francia, el 18 de noviembre, pero antes se trasladó a una finca propiedad de su familia llamada Hacienda María (en las proximidades de Haina), y allí, junto con algunos de sus más cercanos colaboradores, asesinó a Salvador Estrella Sadhalá, Luis Manuel Cáceres Michel (Tunti), Roberto Pastoriza Neret, Huáscar Tejada, Pedro Livio Cedeño y Modesto Díaz Quezada. Tras su huida le siguieron sus tíos y otros familiares.

Tras la salida de los Trujillo, se conformó un gobierno colegiado denominado Consejo de Estado, a fin de preparar la transición hacia la nueva etapa política, y que organizó las elecciones del 20 de diciembre de 1962 resultando electo presidente Juan Bosch, quien fue derrocado por personeros militares y civiles del trujillismo siete meses después, la madrugada del 25 de septiembre de 1963.

Los eventos posteriores no dejan lugar a dudas de que hasta la fecha el trujillismo aún vive. – See more at: http://www.elcaribe.com.do/2017/05/30/hace-55-anos-que-ultimaron-trujillo#sthash.MoyzdX1o.Xj3XY9YM.dpuf

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here