Una buena dieta en esta Navidad

La Navidad es una época marcada por las celebraciones, la cual siempre va de la mano con el consumo de alcohol y de comida en dosis más altas de lo habitual. Muchas personas externan preocupación por las tantas oportunidades que traen estos días para caer en los excesos y aumentar algunas libras, sin embargo, esto no necesariamente debe suceder si se toman simples medidas pertinentes.

¿Hay algún promedio de libras que suele aumentar una persona en Navidad?

Realmente la Navidad es una excusa porque esta época tiene solo de manera oficial dos cenas fuertes que son las del 24 y 31 de diciembre. Fuera de esto, surgen otros compromisos como aguinaldos, cenas de celebración de los trabajos, así como cualquier otra ocasión similar. De todo se puede participar y disfrutar cuidando las cantidades de lo que consumimos y ayudando al cuerpo a mitigar estos consumos “extra” de la época, con ejercicio.

Sobre un número de libras, no existe ninguno que sea preciso o aproximado, esto va a depender de cómo la persona decida consumir, en qué porciones y si realiza alguna actividad física.

¿Existe alguna manera de salir airoso de diciembre sin unas libras de más?

Claro que sí. Una de las mejores estrategias que se pueden implementar son los ayunos intermitentes: luego de haber comido en exceso, usted puede pasarse un periodo fijo de 12 a 14 horas de esa última comida y comer al siguiente día. Otra estrategia válida es la inclusión de jugos verdes o zumos de verduras durante el día; quizás podría hacerlo como un plan de comida y, en vez de comida sólidas, beber el zumo de verduras y así reducir el impacto de las calorías totales en 24 horas. Las verduras tienden a desintoxicar el cuerpo con relación a los excesos de azúcares y bebidas alcohólicas.

¿Qué actividad física puede realizar una persona, fuera del gimnasio, para mantener el control en el peso?

Caminar en ayunas es la mejor actividad y la puede realizar cualquier persona.

Alcohol o comida, ¿cuál engorda más?

La combinación de ambas es lo que más engorda, pero viéndolo de manera independiente no se trata de lo que se coma, sino de la cantidad, o sea que se trata de un asunto de moderación.

Si como demasiado en la noche y al otro día caliento lo mismo, me lo como, tomo ponche, no bebo agua y no como verduras, eso es una “bomba” que luego queremos resolver en dos días.

Si comí y bebí demasiado durante la noche ¿hay alguna forma de compensar eso al día siguiente?

Sí, un exceso no es tan dañino si viene acompañado de una acción que contrarreste el efecto negativo de ese exceso.

Algunas medidas que se pueden tomar son caminar en ayunas, hacer comidas ligeras que no tengan azúcares y almidones y tomar cada dos o tres horas jugos de verduras, pues esto ayudará a contrarrestar el efecto negativo y hasta cualquier tipo de daños que tengan que ver con las arterias y el envejecimiento del sistema cardiovascular.

Si las personas supieran el daño momentáneo que causan esos excesos al sistema cardiovascular, especialmente en los hombres, que con el pasar de los años ven afectada la calidad en la erección, no se hicieran las exageraciones que se hacen en esta época.

¿Abandonar el gimnasio durante todo un mes por las fiestas tiene algún efecto negativo?

El cuerpo humano es como un negocio: si cerramos el negocio por un mes hay pérdidas, y hay que tener pendiente que se debe ayudar siempre al cuerpo a procesar todo lo que ingerimos, el estrés al que nos enfrentamos, los procesos químicos que realiza, entre otras cosas.

Darnos la libertad de comer lo que se nos antoje para hacer dieta en enero, ¿afecta o beneficia la salud?

Esta medida hace mucho daño, porque los excesos hacen daño en todos los sistemas cardiovasculares. No es lo mismo una copa de vino o una buena cena que consumir dos botellas de vino; no estamos hechos para eso.

Lo mejor es medir lo que consumimos siempre, tomar en cuenta los alimentos que nos proporcionen más nutrientes, darle valor secundario a la comida frita y chatarra y, si se consume, no hacerlo de manera constante.

Coma lo que desee y no deje de compartir y disfrutar, solo recuerde que no es necesario para su disfrute comer sin medida y sin consciencia.

¡Felices fiestas!

Juan Carlos Simó
Especial para LD
Santo Domingo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here