El monstruoso tobogán Verrückt del parque acuático Schlitterbahn en la ciudad de Kansas City (EE.UU.), el más alto del mundo según el Libro Guinness de los Récords con una altura similar a un edificio de 17 pisos, se ha cobrado la vida de un niño de 12 años, según informa The Kansas City Star.

Durante su trayecto, una balsa con tres personas alcanza una velocidad de de más de 100 kilómetros por hora.

El Huffington Post

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here