Drake, un rapero de récord

El canadiense ha desbancado del número uno a Beyoncé y ha dejado de ser ese chico al que Madonna besó por sorpresa.

Haciendo historia. Así podría definirse el momento actual de Drake. En tres días consecutivos de esta semana ha sido noticia la impresionante acogida de su último trabajo, Views. El pasado domingo se confirmaba el debut del disco en el número uno de las listas americanas, con más de 850.000 copias vendidas. Son las mejores cifras para un solista masculino en la primera semana desde hace tres años, cuando Justin Timberlake despachó casi un millón de su 20/20 Experience. Además, Views ha establecido un récord de reproducciones en los servicios de streaming digital Spotify y Apple Music.

Sus canciones se han escuchado 245 millones de veces en territorio estadounidense en estos siete días, duplicando el mejor dato hasta el momento, que tenía Beyoncé con los temas de Lemonade, lanzado la última semana de abril. Un estreno explosivo que confirma a Drake no solo como el rapero de moda (ha arrollado al último disco de Kanye West), sino como la gran estrella masculina de 2016. A tenor de su omnipresencia en otros ámbitos indicadores de popularidad como las redes sociales, parece que su éxito va mucho más allá de números apabullantes. Sin embargo, su abrumadora popularidad también le ha atraído críticas, especialmente por no ser un rapero al uso. Sus letras más intimistas y sus canciones más melódicas que la de los típicos raperos lo han encasillado bajo el título de rapero “blando”.

Pese a sus detractores, el lunes pasado el canadiense de 29 años se despertó con otro motivo para celebrar. One Dance, el primer single de Views, se convertía en el primer número uno de su carrera en la lista de sencillos estadounidense, el Billboard Hot 100. Una cima que nunca había alcanzado en solitario después de cuatro álbumes, pero sí con dos temas donde acompañaba a Rihanna. Como intérprete principal lo había rozado llegando al dos con su canción debut Best I Ever Had (2009) y con su éxito del año pasado Hotline Bling.

Por si fuera poco, su primer top 1 le ha valido otro récord histórico, el de mayor número de canciones en la lista de singles al mismo tiempo. Drake, la estrella que comenzó como actor de televisión en la secuela de la serie Colegio Degrassi titulada The Next Generation, acumula un total de 20 canciones entre los puestos 1 y 89. Una marca con la que ha superado a Justin Bieber, con 17 temas el pasado diciembre, y nada menos que a los Beatles, que sumaron 14 en abril de 1964. El martes le llegaron dos buenas noticias más. One Dance también coronaba la lista de R&B por decimosexta vez, lo que le convierte en el cuarto artista con más números uno en ella. Por último, el miércoles su nombre aparecía en lo más alto de la lista de artistas, el Artist 100. Tan solo en tres ocasiones alguien había estado en lo más alto de las tres principales listas norteamericanas simultáneamente. Lo habían conseguido Taylor Swift, The Weeknd y Adele.

Las redes sociales, donde reúne a más de 55 millones de seguidores entre Twitter e Instagram, han acompañado estas estadísticas. La portada de Views, donde aparece sentado en lo alto de la Torre Nacional de Canadá de su Toronto natal con los pies colgando sobre el abismo de sus 553 metros de altura, ha provocado un aluvión de memes en los que le han colocado reposando sobre las trenzas de la cabeza de Beyoncé o el trasero de Nicki Minaj. Hace poco más de un año muchos se preguntaban quién era ese chico al que Madonna había besado por sorpresa sobre el escenario del festival Coachella. Hoy Drake está imparable.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here