La Junta Central Electoral En Toronto?

Si, después de tantos inconvenientes, estrés y viajes al país, de un pensamiento nació una idea y luego creció una inquietud para realizar un sueño. Intercambiaron palabras los miembros de los partidos políticos y formaron un consenso general donde plantearon la necesidad de una JCE en la ciudad de Toronto. Una JCE con la misma altura y derecho constitucional que la de Montreal. Se pusieron de acuerdo todas las partes para conseguir firmas de dominicanos residentes en la provincia de Ontario para así mostrar suficientes recursos humanos y convencer a los altos funcionarios de la JCE que Toronto reúne las condiciones y alcanza los requisitos elementales y necesarios para que se instale una oficina en esta ciudad.

A través del tiempo este esfuerzo se convirtió en una lucha indefinida y a pesar de todos los contactos directos e indirectos con los altos funcionarios de la JCE en el país, no se lograba nada hasta que un día se le invita de manera oficial al presidente de dicha institución para que le diera seguimiento a nuestra propuesta, reconociera nuestra necesidad y confirmara una vez más, la concretización y legalización de la oficina de la JCE en Toronto. Es necesario enfatizar que mucho tiempo antes de la visita del alto funcionario, miembros y dirigentes de los diferentes partidos políticos de esta ciudad, para evitar conflictos políticos, deciden convocar una asamblea con miembros de la comunidad dominicana con la plena finalidad de seleccionar ellos mismos de manera consciente y democrática candidatos apolíticos para que desempeñaran las funciones de Presidente y Secretario de dicha oficina gubernamental. En esta asamblea son unánimemente elegidos los señores Keiter Feliz y Ramón Gómez quienes poseen cualidades de personas dignas, capacitadas, pulcras y jóvenes conocidos por la comunidad.

Llega el momento que todos esperábamos….! Llega el presidente de la JCE a Toronto, Dr. Roberto Rosario Marquéz; se reúne con los miembros y dirigentes políticos y de igual modo con un pequeño número de los miembros de la comunidad. Se habla en sentido general de la historia de la JCE, de sus logros a través del tiempo, de sus planes del futuro y de los planes del presente. Se habla del proceso sobre el cual debemos proceder para garantizar la implementación de los mecanismos operacionales que van a fortalecer y mantener el desarrollo de la nueva oficina de la JCE en Toronto.

Después de terminada la sesión, las preguntas de la audiencia empiezan; he aquí algunas:
1.- Para solicitar esta posición sería necesario formar parte de un partido político o no?
Respuesta: (todo el que quiera puede aplicar pero preferiríamos personas que sean imparciales).
2.- Cuantas personas serán elegidas para trabajar en la JCE?
Respuesta: (tres personas). 3.- Cual es el salario? Respuesta: (A partir de 1,500 – 2,500 US dólares) y otras preguntas con carácter político siguieron. Finalmente el magistrado exhorta que tan pronto la oficina del consulado Dominicano sea mudada, pues se comenzarán agilizar las instalaciones de dicha oficina en este edificio.

Casi dos meses después de los interesados haber sometido todos los currículos o resumes de trabajo, rumores por parte de dirigentes políticos y otros representantes se desbordan y llegan a la luz pública.Se comenta que uno de los candidatos seleccionado por el comité político y comunitario fue nombrado pero desconocemos con exactitud porque no ha habido una respuesta solida de parte de los encargados del asunto; luego se comenta que una señora morena dominicana quien fue motivada, recomendada e introducida al ring por un alto dirigente del PLD, había sido elegida como la encargada absoluta de la JCE en Toronto y que el “señor del micrófono” obtendría la segunda posición; y para cerrar el canal de los rumores, finalmente se comenta que tanto el personaje “el Coronel” como “el caballito” fueron ambos rotundamente rechazados. Otro rumor catalogado como “oficial” es el hecho de que los encargados de la JCE de Montreal vendrán muy pronto a preparar e instalar la oficina en el consulado dominicano en “el centro de la ciudad”.

Por lo que a mí me toca, a pesar de que en parte fue perder mi tiempo, tomo este momento para expresar mi gratitud y satisfacción de haber sido uno de los candidatos y al mismo tiempo decir que me alegra mucho saber que realmente ya tendremos nuestra oficina en Toronto. Pero por otro lado, me urge preguntar lo siguiente en caso que los rumores sean ciertos: porqué nombran a una persona que forma parte del PLD si en realidad se comentó que preferiríamos personas imparciales? Porqué nombraron una persona no conocida por la comunidad, si en realidad iba a crear tensión y conflictos dentro de la comunidad? Por qué los políticos nos reclutaron para que aplicáramos si en realidad ellos iban a maquinar sus preferencias por la izquierda? O acaso ellos ya sabían quienes iban a ser nombrados? Así como yo, hay muchas personas con inquietudes y preguntas que deben ser aclaradas. Yo particularmente tenía la corazonada de que este muerto ya estaba arreglado y listo para rezarle su “padre nuestro” y su ave María”; cosas de los políticos de nuestro país; cosas de nuestra “IDIOSINCRASIA y la política moderna.”

Déjenme expresar mis sentimientos sin aludir ni censurar a nadie. Yo amo a mi patria y me siento orgulloso de ser dominicano pero esto no me resta la osadía de decir la verdad. Para mí, la Republica Dominicana, lamentablemente es uno de los países donde la democracia no tiene conciencia y la política no es interpretada como una ciencia sino como un arte. Este arte que los políticos dominicanos perfeccionan tan fácilmente y que tienen la facultad de convertirlo en un fondo monetario nacional y una cuenta bancaria personal para los miembros que lo constituyen. Son muy pocos los políticos que engendran dignidad o que siguen los principios y parámetros que miden los valores morales con que se debe gobernar un pueblo, una sociedad o una comunidad. Es por ello que nunca he estado inclinado a seguir ninguna tendencia política por la falta de conciencia, justicia, transparencia y pulcritud que existe.

Hay muchas personas que aprenden este arte, lo perfeccionan y lo usan hábilmente como un mecanismo de doble filo para ocultar la verdad, chantajear, engañar, desmantelar los recursos que sostienen la economía del pueblo y finalmente adquirir riqueza. Así es nuestra idiosincrasia, un país colmado de hozadores políticos lleno de malicia que cada cierto tiempo se lazan hacer campañas con la esperanza de ganar para poder garantizar sus estatus económico vía una “buena posición” o una “botella” dentro del partido. Este es un país que goza de un sistema rancio, vicioso, corrupto y nauseabundo donde el que predomina es el “más vivo” y donde la sociedad está preñada de “leones” y “tigüeres” carnívoros que solo le interesa cazar presas indefensas para alimentarse de ellas.

Para mí los políticos son como los actores de películas que fabrican un mundo basado en surrealismo, dramas y demostraciones ficticias; estos son propulsores recalcitrantes que se sirven de la demagogia para inspirar confianza sabiendo que las promesas que le hacen al pueblo están cargadas de mentiras y falacias. Estas son personas desposeídas de sentimientos propios que abusan de la confianza y la ingenuidad del prójimo y quienes sin compasión alguna, usan sus trucos y rejuegos políticos para amamantar y lavar el cerebro a los becerros humanos que por su escaza luz mental desconocen hasta donde llegan las intenciones malandrinas y maquiavélicas de estos tramposos desmedidos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here