Interrumpen conferencia de prensa de jefe de la policía de Toronto

0
64

Un grupo de manifestantes intentó boicotear una conferencia de prensa de la policía de Toronto este viernes, donde Mark Saunders, jede del departamento, intentaba dar un resumen de lo sucedido en la serie de redadas policiales que tuvieron lugar el jueves en algunos dispensarios de marihuana.

Saunders explicó que las redadas en los dispensarios de marihuana el día de ayer se produjeron en respuesta a las “quejas significativas” de los miembros de la comunidad.

Durante el procedimiento más de 90 personas fueron detenidas y se presentaron 186 cargos. Las órdenes de allanamiento fueron ejecutadas en 43 tiendas donde la policía dijo que la marihuana estaba siendo vendida ilegalmente.

La policía también incautó 269 kilos de marihuana seca y una gran cantidad de productos comestibles a base de marihuana, incluyendo galletas y dulces.

El departamento de concesión de licencias y normas de la ciudad, cuyos miembros trabajaron en conjunto con la policía, colocó 79 cargos por violaciones de zonificación y 31 cargos por venta de alimentos sin una licencia adecuada.

Saunders dijo que las tiendas vendían productos de marihuana con información inexacta sobre la cantidad de THC que contenían.

Mientras Saunders intentaba responder preguntas a los medios de comunicación, los manifestantes gritaban. Algunos fueron retirados del lugar y otros se reunieron frente a la sede de la policía durante la rueda de prensa.

El jefe del cuerpo policial alegó que los operativos tuvieron un “enfoque medido” de acuerdo a la preocupación de la comunidad sobre la proliferación de este tipo de dispensarios que han aparecido en Toronto en los últimos meses.

De las 90 personas arrestadas el jueves, sólo dos permanecían bajo custodia este viernes: uno tenía una orden pendiente, mientras que el otro tenía cargos por armas de fuego de otra provincia.

Los miembros de la brigada antidrogas de la policía de Toronto, amparados en órdenes de allanamiento, llegaron a numerosos dispensarios de marihuana justo después del mediodía de este jueves en una serie de redadas denominadas “Proyecto Claudia”.

Con las nuevas regulaciones federales que se espera lleguen el próximo año, los dispensarios de marihuana operaban en una llamada “zona gris” y sus propietarios alegaban que estaban prestando un servicio esencial para los pacientes que dependen de la droga para aliviar el dolor.

Sin embargo, el personal de la ciudad dijo que sólo los vendedores autorizados por Health Canada, operando desde un área industrial y distribuyendo sus productos a través del correo, pueden operar legalmente.

Los manifestantes se quejaron de este hecho, pues alegaron que los vendedores autorizados por Health Canada no son capaces de satisfacer las necesidades de los pacientes que dependen de la droga. Las denuncias de los manifestantes incluían también quejas por la mala calidad del producto y por el sistema de entrega a través de los correos.

Via Noticas Toronto